viernes, abril 12

¿Asumirá realmente el cargo el presidente electo de Guatemala, Bernardo Arévalo?

Cuando el cruzado anticorrupción Bernardo Arévalo obtuvo una victoria aplastante en la carrera presidencial de Guatemala, los votantes acudieron en masa a la capital del país más poblado de Centroamérica para celebrar. Pero a medida que los enemigos de Arévalo intensifican sus esfuerzos para impedir que el presidente electo asuma el cargo en unas pocas semanas, el ánimo en las calles ha cambiado.

Los manifestantes indígenas acampados frente a la oficina del fiscal general están pidiendo su renuncia, acusándola de atacar a Arévalo con investigaciones diseñadas después de su desempeño sorprendentemente bueno. Graffitis que condenan a los fiscales por interrumpir una importante campaña anticorrupción cubren edificios gubernamentales. Los agentes de la policía antidisturbios están en alerta mientras las tensiones aumentan.

En una región que ya se ve presionada a adoptar tácticas autoritarias que limitan las libertades democráticas, no sólo en Guatemala sino también en los vecinos Nicaragua y El Salvador, los analistas dicen que el ataque de tierra arrasada contra un líder elegido democráticamente en un intento de impedir una transición ordenada del poder revela una país al borde de la crisis política.

En una entrevista, Arévalo, un sociólogo formado en Israel que es el candidato más progresista que ha llegado tan lejos desde que se restableció la democracia en Guatemala en 1985 después de décadas de gobierno militar, insistió en que todavía veía un camino para estar al mando. Pero admitió que en su camino se interponen enormes obstáculos.

“En el siglo XX, los golpes involucraban tanques, bayonetas, soldados y duraban dos o tres días”, dijo Arévalo. “Los golpes del siglo XXI se dan con congresistas, con abogados, en los tribunales. Es más sofisticado, lleva mucho más tiempo y se hace con la pretensión de continuidad institucional».

«Pero la verdad es que las instituciones son cascarones vacíos en los que se ha dejado de lado la legalidad», afirmó.

Las señales de advertencia sobre la frágil democracia de Guatemala comenzaron a aparecer cuando Arévalo, hijo de Juan José Arévalo, un ex presidente todavía adorado por crear el sistema de seguridad social de Guatemala y proteger la libertad de expresión, ingresó a las urnas durante el verano.

Un fiscal se apresuró a suspender al partido rebelde de Arévalo, Movimiento Semilla, y cuando ganó rotundamente las elecciones en agosto, las autoridades judiciales y miembros del Congreso ampliaron su campaña contra el presidente electo y sus aliados.

Esos esfuerzos alcanzaron un punto álgido en los últimos días cuando los fiscales y el Congreso tomaron medidas para despojar a Arévalo de su inmunidad procesal y anular efectivamente los resultados electorales. Junto con otros esfuerzos para levantar la inmunidad de Arévalo y encarcelar a algunos de sus aliados, estas medidas podrían allanar el camino para que funcionarios judiciales soliciten su arresto e interrumpan la transferencia de poder programada para mediados de enero.

Leonor Morales, fiscal que dirigió los últimos esfuerzos contra Arévalo, acusó a Semilla de utilizar firmas fraudulentas para registrarse como partido político. “Semilla nunca nació por medios legales, ya que su establecimiento se produjo a través de acciones corruptas e ilegales”, dijo Morales a los periodistas la semana pasada.

En un esfuerzo por invalidar el partido de Arévalo y, potencialmente, por extensión, el resultado electoral, una alianza de fiscales conservadores y miembros del Congreso, trabajando sin oposición del presidente saliente, Alejandro Giammattei, está llevando a cabo un esfuerzo de varios años para consolidar y proteger su propio partido. fiesta. poder, dicen los expertos legales.

Alejandro Balsells, un experto en derecho constitucional, dijo que los funcionarios que intensificaron los ataques legales contra el presidente electo estaban en «modo de quema de barcos», comparando sus tácticas con las del conquistador español Hernán Cortés, quien hundió sus barcos para evitar que sus hombres giraran. en lo que se convirtió en la conquista del Imperio Azteca.

En este caso, dijo Balsells, los fiscales y legisladores estaban involucrados en un plan para revocar los resultados electorales y estaban utilizando casi todas las herramientas a su disposición para convencer a los tribunales y al Congreso de actuar contra Arévalo.

Para algunos partidarios de Arévalo, esta posición equivale a robarse las elecciones. “Sería un milagro si Arévalo asumiera el cargo”, dijo Claudia González, una destacada abogada de derechos humanos que estuvo encarcelada durante 82 días este año.

González había trabajado para una misión anticorrupción respaldada por las Naciones Unidas que fue cerrada, transformando a Guatemala de un punto crítico para erradicar la corrupción a un país donde docenas de jueces y fiscales que luchaban contra la corrupción se han visto obligados a exiliarse.

Este cambio ha resultado irritante para la administración Biden, que ha expresado repetidamente su apoyo a Arévalo y ha tratado de fortalecer los esfuerzos anticorrupción en Guatemala. Este mes, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos impuso sanciones a Miguel Martínez, un aliado cercano de Giammattei, por esquemas de corrupción generalizados.

Pero la presión de los funcionarios guatemaltecos para mantener a Arévalo fuera del cargo deja en claro los límites actuales de la influencia estadounidense en Guatemala, donde Estados Unidos alguna vez tuvo una influencia considerable.

Los partidarios de Arévalo, contraatacando, se encuentran en un tenso enfrentamiento con las autoridades en algunas partes de la capital de Guatemala. Después de salir a las calles en octubre para manifestaciones antigubernamentales a nivel nacional, los manifestantes indígenas permanecen acampados frente a la sede del fiscal general para mostrar su apoyo al presidente electo.

“Nuestra lucha hoy es por la poca democracia que nos queda”, dijo Rigoberto Juárez, de 66 años, un líder indígena de Huehuetenango, en el altiplano occidental de Guatemala. “Hemos depositado nuestra confianza en Arévalo”, afirmó. «La anulación de nuestros votos equivale a un ataque a los pueblos indígenas».

Crecen los temores de que los oponentes de Arévalo puedan ir más lejos para impedirle asumir el cargo.

Los últimos magistrados que huyeron del país fueron miembros de la autoridad de control electoral del país, que certificó los resultados de la votación y bloqueó la suspensión del partido de Arévalo. Abordaron vuelos desde Guatemala el mismo día que el Congreso les quitó la inmunidad procesal.

El Congreso también ha tomado medidas para poner de rodillas a Arévalo, aprobando un presupuesto este mes que limitaría severamente su capacidad para gastar recursos en dos de sus principales prioridades –educación y atención médica– si logra asumir el cargo.

Arévalo dijo que miembros de la alianza gobernante le habían dicho que se pagarían sobornos para asegurar los votos de los parlamentarios a favor de un «paquete de acuerdo» que incluía el presupuesto y la eliminación de la inmunidad de los magistrados electorales.

“Nos dijeron sumas que fueron aumentando progresivamente”, dijo Arévalo. “Comenzaron ofreciendo 150.000 quetzales para la aprobación del presupuesto. Luego nos dijeron que habían aumentado la suma a 200.000, luego a 250.000 y luego agregaron más». (250.000 quetzales equivalen aproximadamente a 32.000 dólares); Estas afirmaciones no pueden verificarse de forma independiente.

Al mismo tiempo, un poderoso fiscal, Rafael Curruchiche, montó uno de los casos destinados a despojar al Sr. Arévalo de su inmunidad. Curruchiche, incluido en la lista de funcionarios centroamericanos acusados ​​de corrupción por Estados Unidos, afirma que el partido de Arévalo obtuvo firmas y financiación fraudulentas.

Los fiscales también buscan despojar al Sr. Arévalo de su inmunidad en relación con las protestas en la Universidad de San Carlos en Guatemala. Si bien los detalles de ese caso siguen siendo vagos, los fiscales argumentan que las publicaciones de Arévalo en las redes sociales en apoyo de las protestas estudiantiles equivalen a una participación en lo que la oficina del fiscal general llama una ocupación ilegal.

Queda por ver cómo procederán los esfuerzos para despojar al Sr. Arévalo de su inmunidad; La Corte Suprema del país aún puede tener peso, aunque esa institución esté controlada por los oponentes del presidente electo. Si se levantara la inmunidad de Arévalo y fuera arrestado, el Congreso podría potencialmente nombrar un presidente interino hasta que se convoquen nuevas elecciones.

Por su parte, el presidente electo, que dice que los fiscales “inventaron” el caso en su contra, insiste en que se está acabando el tiempo para tales maniobras. Citando la ley guatemalteca, Arévalo dijo que la inmunidad sólo se puede renunciar durante las sesiones ordinarias del Congreso, que finalizan en noviembre. «Ya no es posible», dijo.

Otros no están tan seguros de que los enemigos de Arévalo alivien sus ataques. Will Freeman, becario de estudios latinoamericanos del Consejo de Relaciones Exteriores, dijo que las autoridades guatemaltecas han utilizado la ley una y otra vez como arma para reprimir los esfuerzos anticorrupción.

“Si fue sólo para atarle las manos a Arévalo, ya lo hicieron”, dijo Freeman. “Estamos viendo una campaña para impedir que Arévalo asuma el cargo”.

Para aquellos que se encuentran en la mira de los fiscales de Guatemala que actúan contra Arévalo y sus aliados, eso significa que la espera hasta la toma de posesión programada del presidente electo está llena de ansiedad.

“Queda ese miedo que queda, una especie de trauma, que te acompaña”, dijo Marcela Blanco, de 23 años, miembro del partido de Arévalo, quien fue arrestada en noviembre y detenida durante 11 días. “Te sientes inseguro en tu casa: en cualquier momento pueden volver y despertarte en medio de tus sueños y cambiar tu vida por completo”.