martes, abril 16

Deja en paz a la pobre princesa.

El regalo y el libro en sí son ficticios. La película de 2021, dirigida por Pablo Larraín, parte también de la idea de que donde hay un mártir debe haber un monstruo. Elizabeth es una bruja liofilizada, Charles un moralista gruñón. Quizás para evitar acusaciones de difamación, los realizadores identifican su historia, en un título introductorio, como “un cuento de hadas basado en una tragedia real”.

Un cuento de hadas y una tragedia, lo admito: la famosa trama de la historia de Diana, si no su incognoscible coraje, es verdaderamente Grimm.

Pero la palabra «verdadero» no se parece en nada a «Spencer». Ninguna historia fiable ha sugerido, por ejemplo, que la princesa se comiera un cuenco lleno de perlas emancipadas de un collar del tamaño de los Picapiedra que le regaló su marido infiel. Tampoco se sabe que haya tenido alucinaciones con Bolena, lo que la llevó a autolesionarse, o a despedir a una dama de honor, como se hace, diciéndole: «Ahora déjame, quiero masturbarme».

Bueno, el surrealismo es una hoja de parra tan conveniente como cualquier otra bajo la cual esconder los pecados. Y al menos “Spencer” significa ser comprensivo, si la simpatía puede coexistir con la difamación. Transformar a Diana en mártir privándola de todo decoro significa transformarla en una loca: una amenaza para ella misma y quizás para sus hijos. Cuando se planta en medio de un brote de faisán, casi desafiando a su familia a matarla, nuestra simpatía ha comenzado a disminuir. Quizás los monstruos sabían algo.

Intriga, histérica, víctima, santa: Diana puede haber sido una o todas estas cosas, como incluso un fanático debe admitir. Al final no la conocí. Eso no significa que pueda soportar ver a los escritores, fingiendo torturarla como una vez fue torturada por los paparazzi, solo que esta vez para su consideración como cebo de premio. Una mujer cuyos hijos afligidos aún viven no es principalmente una oportunidad artística, y mucho menos una oportunidad financiera. Su valor como chisme o como evidencia en una discusión política no prevalece sobre su derecho, incluso después de la muerte, a la integridad personal.