viernes, abril 12

Los gigantes petroleros arrasan con excavadoras su camino hacia ganancias extraordinarias

Exxon Mobil y Chevron, las compañías energéticas más grandes de Estados Unidos, informaron el viernes ganancias notables para el último trimestre del año pasado, lo que demuestra que la industria del petróleo y el gas se mantuvo sólida en un momento de dudas sobre las preocupaciones sobre el cambio climático.

Las ganancias de las empresas cayeron desde el año de bonanza de 2022, cuando un aumento de precios impulsó las ganancias, pero por lo demás fueron las más fuertes de la historia reciente.

Exxon ganó 7.600 millones de dólares en el cuarto trimestre de 2023, una disminución del 40% respecto al año anterior. Durante todo 2023, la compañía reportó 36 mil millones de dólares en ganancias, en comparación con 55,7 mil millones de dólares en 2022. Antes de eso, la última vez que Exxon ganó más de 30 mil millones de dólares en un año fue en 2014.

Chevron informó ganancias de 2.300 millones de dólares en el cuarto trimestre, frente a los 6.300 millones de dólares del año anterior. El cambio se debe a la caída de los precios de las materias primas y a las devaluaciones, especialmente en el estado natal de la empresa, California. Durante el año, la compañía ganó 21.400 millones de dólares, frente a los 35.400 millones de dólares de 2022, pero, al igual que Exxon, registró su mayor beneficio anual en una década.

Las empresas han generado suficiente efectivo para financiar grandes dividendos y recompras de acciones. Según los analistas, estos pagos son lo que los inversores buscan ahora en el sector.

«En 2023, devolvimos más dinero a los accionistas y producimos más petróleo y gas natural que en cualquier año en la historia de la compañía», dijo Mike Wirth, director ejecutivo de Chevron. La compañía dijo que recompró el 5% de sus acciones en circulación durante el año.

Exxon pagó 14.900 millones de dólares en dividendos el año pasado y realizó 17.400 millones de dólares en recompras. Darren Woods, presidente y director ejecutivo de Exxon, dijo que esto excedía los pagos de otros gigantes energéticos occidentales. «Estoy muy orgulloso de lo que nuestra gente ha logrado», dijo en un comunicado.

En el cuarto trimestre, el precio del barril de crudo Brent, de referencia internacional, fue un 5% más bajo que un año antes, mientras que el gas natural bajó más de un 60% en el principal mercado europeo y un 50% en mínimos en Japón y el Sur. Corea.

Sin embargo, las últimas ganancias de las principales empresas energéticas mostraron que siguen siendo enormemente rentables y han tomado medidas para mejorar el desempeño de sus negocios principales.

Exxon, Chevron y otras compañías petroleras están haciendo algunas inversiones en activos bajos en carbono, pero el dinero que financia los pagos a los accionistas proviene de la producción y venta de petróleo y gas. Exxon dijo que durante el año, la producción de dos áreas clave, la Cuenca Pérmica en el suroeste de Estados Unidos y Guyana en América del Sur, aumentó un 18 por ciento.

Tanto Exxon como Chevron han realizado recientemente adquisiciones que probablemente aumentarán su producción de petróleo y gas. Exxon acordó adquirir Pioneer Natural Resources, un importante productor de esquisto, por casi 60 mil millones de dólares en octubre, mientras que Chevron llegó a un acuerdo para comprar Hess por 53 mil millones de dólares.

Las iniciativas bajas en carbono emprendidas por estas empresas suelen estar estrechamente relacionadas con sus operaciones existentes. Woods, de Exxon, dijo en una llamada con analistas el viernes que la compañía estaba planeando inversiones por 20.000 millones de dólares destinadas a reducir las emisiones. El año pasado, la empresa pagó 4.900 millones de dólares por Denbury, una empresa propietaria de oleoductos que transportan dióxido de carbono.

La idea, dijo Woods, es contratar fábricas y otras instalaciones con altas emisiones a lo largo del Golfo de México para eliminar sus gases de efecto invernadero. Dijo que tenía sentido utilizar dichas tecnologías para tratar de reducir las emisiones «en lugar de destruir y desechar la infraestructura y las industrias existentes que tenemos».

El viernes, dos inversores activistas retiraron una propuesta para que los accionistas votaran sobre una reducción más rápida de las emisiones de Exxon. Exxon había demandado a inversores en un tribunal federal para bloquear la votación de la propuesta. Uno de los inversores, Arjuna Capital, calificó la medida de Exxon de «intimidación e intimidación».

El jueves, Shell, la compañía energética más grande de Europa, informó una disminución del 26 por ciento en las ganancias ajustadas del cuarto trimestre, pero aun así ganó 7.300 millones de dólares. Shell ganó 28 mil millones de dólares durante todo el año y pagó 23 mil millones de dólares a los accionistas en dividendos y recompras, dijo la compañía.

Wael Sawan, quien se convirtió en director ejecutivo de Shell el año pasado, dijo que había recortado costos en la compañía en mil millones de dólares y que pretendía recortar al menos otros mil millones de dólares. También está recortando negocios que se han vuelto marginales, como la producción de petróleo en tierra firme en Nigeria.

Mientras que a su predecesor, Ben Van Beurden, le gustaba contar una historia sobre cómo confrontó a su hija durante una cena con sus puntos de vista sobre el papel de Shell en el cambio climático, Sawan no tiene reparos en estar en el negocio del petróleo y el gas. Dijo que su compañía estaba poniendo en funcionamiento campos que agregarían medio millón de barriles por día de petróleo equivalente a la producción para 2025.

«Nos permitirán seguir brindando la seguridad energética que el mundo necesita, al tiempo que garantizamos los flujos de efectivo», afirmó.