martes, abril 16

Shakira homenajeada con una estatua en su ciudad natal de Colombia

La ciudad costera colombiana de Barranquilla reveló esta semana un tributo de 21 pies de altura a una de las exportaciones culturales más famosas del país: Shakira.

“Un corazón que compone, unas caderas que no mienten, un talento inigualable, una voz que mueve a las masas y unos pies descalzos que marchan por el bien de los niños y de la humanidad”, reza la placa bajo la estatua.

“Me siento honrada y conmovida por este increíble reconocimiento en mi Barranquilla, la ciudad donde nací”, dijo Shakira en un comunicado. “Cada barranquillero y barranquillera son mis hermanos y hermanas y la inspiración de mi vida desde mi niñez”.

El escultor de la estatua, Yino Márquez, dijo estar contento con la forma en que la escultura fue recibida por el público, Shakira y su familia luego de su inauguración el martes. La madre del cantante, dijo, le dijo que Dios le bendeciría las manos por ser tan buen escultor.

“La propia Shakira me llamó y me dijo que había captado muy bien su esencia en la escultura. Que su hijo vio la escultura y dijo que era la escultura más hermosa que había visto en su vida”, dijo Márquez.

El artista de 52 años dijo que trabaja en esculturas desde los 16. Ha creado grandes estatuas para otras ciudades colombianas y es coordinador académico de la academia de arte público de Barranquilla.

En junio, el alcalde de Barranquilla, Jaime Pumarejo, lo llamó para informarle que era candidato para crear una escultura de Shakira que la ciudad quería erigir en el malecón. Descubrió que había sido elegido aproximadamente un mes después, cuando el alcalde lo anunció al público.

Pumarejo dijo que hace aproximadamente un año comenzó a pensar en cómo homenajear a figuras importantes de Barranquilla como una forma de incrementar el turismo y servir como modelo a seguir para los jóvenes. Los funcionarios de la ciudad se decidieron por una estatua que representara el escudo de armas de Barranquilla y una de Shakira, quien, según el alcalde, estaba de acuerdo con la idea.

Juntas, las dos estatuas cuestan alrededor de 700 millones de pesos colombianos, o 180.000 dólares, dijo.

«Fue una tarea monumental», dijo. Pero añadió que estaba más que satisfecho con los resultados. «Creo que al final es mucho más de lo que esperábamos».

Shakira, de 46 años, que vive en España, nació en Barranquilla, una ciudad portuaria de 1,2 millones de habitantes y hogar de muchas familias colombo-libanesas como la de ella.

Aunque vive en el extranjero y realiza giras, ha mantenido una estrecha relación con la ciudad. Vuelve a visitarnos varias veces al año, ha financiado varias escuelas y fundado una fundación que trabaja para mejorar la educación infantil en el país.

“Entre los bailes sirio-libaneses mezclados con los sabores del Caribe que se plasman en sus caderas, en su forma de bailar muestran una Barranquilla de migrantes, una Barranquilla abierta al mundo, a la integración y a la diversidad”, dijo el Sr. Pumarejo. “También muestran a una mujer que se atrevió y triunfó”.

La estatua, que tardó cinco meses en completarse, muestra a Shakira con un vestido marrón realizando su famosa danza del vientre. Márquez primero lo modeló en arcilla, luego hizo un molde de silicona y fibra de vidrio y finalmente lo fundió en bronce.

El extremo del faldón, elaborado en aluminio, simboliza las olas del mar Caribe y del río Magdalena, explicó Márquez. Agregó que sus brazos levantados eventualmente sostendrán una luz que se encenderá por la noche.

Márquez dijo que conoció a Shakira, cuyo nombre completo es Shakira Isabel Mebarak Ripoll, cuando tenía unos 15 años y comenzaba a ganar reconocimiento como artista en Colombia. Algunos de sus compañeros de la escuela de arte, recuerda, la ayudaban con la escenografía.

“Simplemente la vi caminando por los pasillos y no le presté mucha atención en ese momento”, dijo. Con el tiempo llegó a admirar su arduo trabajo y su éxito.

“Shakira es un símbolo de compromiso, disciplina y progreso”, afirmó. “Para mí ella es una luchadora”.

Cuando él aceptó la tarea de esculpir su imagen, ella dijo que estuvo muy involucrada en el proceso y vino a Barranquilla para conocerlo en persona para que pudiera hacer la escultura lo más precisa posible.

“Encontré una persona más afable y amable de lo que imaginaba y con una gran risa y una sonrisa”, afirmó.

Un día después de la inauguración de la estatua, turistas de todo el país ya se habían reunido alrededor del malecón de Barranquilla para ver el nuevo hito y tomarse selfies. Muchos elogiaron la precisión de la escultura y su importancia para los colombianos.

“Siempre la amé, pero sobre todo desde que echó a Piqué”, dijo Cindy Ávila, creadora de contenido de 33 años de la ciudad norteña de Sincelejo, refiriéndose a su exmarido, Gerard Piqué. “Todos crecimos admirándola, con ganas de bailar, con ganas de vestirnos como ella”.

María Paula Giraldo, ceramista de 54 años de Bogotá, la capital, dijo que la estatua “nos hace sentir muy orgullosos de ser colombianos. Ella también representa un ícono, una mujer que hizo tanto por Colombia», dijo. «Crecí con su música. Nos acompañaba en paseos, fiestas y bailes».

Amparo Pacheco, una empresaria colombiana de 62 años de visita desde España, donde vive, dijo que “la escultura te hace sentir como si estuvieras en el Caribe. Ella viene de esta tierra.»

Ivonne Arroyo contribuyó con el reportaje desde Barranquilla.