viernes, abril 12

¿Cómo empezar el nuevo año? Mantén feliz a la diosa del mar.

Cada Nochevieja, más de dos millones de juerguistas (el doble de los que normalmente llenan Times Square) se visten de blanco y se preparan en la playa de Copacabana en Río de Janeiro para ver un espectáculo de fuegos artificiales de medianoche de 15 minutos de duración.

La hedonista salida nocturna es una de las celebraciones de Nochevieja más importantes del mundo y deja las famosas 2,4 millas de arena de Copacabana cubiertas de basura.

Pero empezó como algo mucho más espiritual.

En la década de 1950, los seguidores de una religión afrobrasileña, la Umbanda, comenzaron a reunirse en Copacabana en la víspera de Año Nuevo para hacer ofrendas a su diosa del mar, Iemanjá, y pedirle buena suerte para el año siguiente.

Rápidamente se ha convertido en uno de los momentos más sagrados del año para los seguidores de un grupo de religiones afrobrasileñas que tienen raíces en la esclavitud, adoran a una variedad de deidades y han enfrentado durante mucho tiempo prejuicios en Brasil.

Luego, en 1987, un hotel en el Strip de Copacabana inició un espectáculo de fuegos artificiales el 31 de diciembre. Fue un gran éxito que empezó a atraer a un gran número de personas.

«Obviamente, esto ha sido fantástico para la industria hotelera, para el turismo», dijo Ivanir Dos Santos, profesor de historia comparada en la Universidad Federal de Río de Janeiro.

Nació una nueva tradición de Año Nuevo y los juerguistas adoptaron algunas antiguas tradiciones de Umbanda, como arrojar flores al mar, saltar siete olas y, sobre todo, vestirse de blanco, símbolo de paz en la religión.

Pero la gran celebración, dijo Dos Santos, “también empujó a los fieles fuera de la playa”.

No completamente.

El señor Dos Santos estaba en la playa de Copacabana, vestido de blanco, con los cantos de los fieles de Umbanda detrás de él. Sin embargo, este era el 29 de diciembre, fecha en la que los devotos de las religiones afrobrasileñas descienden ahora a la playa de Copacabana para hacer sus ofrendas anuales a Iemanjá (pronunciado ee-mahn-JA).

Además de los bañistas en bikini y los vendedores ambulantes que vendían cerveza y queso asado, cientos de fieles buscaban conectarse con uno de sus dioses más importantes. Los devotos creen que Iemenjá, a menudo representada con el pelo suelto y un ondeante vestido azul y blanco, es la reina del mar y una diosa de la maternidad y la fertilidad.

Con temperaturas que superaban los 90 grados, muchos se reunieron bajo una carpa para bailar y cantar tradicionales alrededor de un altar de pequeños barcos de madera, cargados de flores y frutas, que pronto serían enviados al mar. Afuera cavaron altares poco profundos en la arena, dejando velas, flores, frutas y licor.

“Esta es una tradición transmitida de generación en generación. De abuela, madre, hijo”, dijo Bruna Ribeiro de Souza, de 39 años, maestra de escuela, sentada en la arena con su madre y su hijo pequeño. Encendieron tres velas y sirvieron una copa de vino espumoso para Iemenjá. Cerca estaba su bote de madera de un pie de largo, listo para el viaje.

La madre de Souza, Marilda, de 69 años, dijo que su madre la llevó a Copacabana para hacer ofrendas en Iemanjá en la década de 1950. Era una manera, dijo, de reconectarse con las raíces africanas de su familia.

Las religiones afrobrasileñas fueron creadas en gran medida por esclavos y sus descendientes. Según los historiadores, aproximadamente entre 1540 y 1850, Brasil importó más esclavos que cualquier otra nación, o casi la mitad de los 10,7 millones estimados de esclavos traídos a América.

Una de las religiones más populares, el Candomblé, es una extensión directa de las creencias yoruba de África, que también inspiraron la santería en Cuba. Los residentes de Río crearon la Umbanda en el siglo XX, mezclando el culto yoruba a varias deidades con el catolicismo y aspectos del ocultismo. .

Según una encuesta realizada en 2019, aproximadamente el 2% de los brasileños, o más de cuatro millones de personas, se identifican como seguidores de religiones afrobrasileñas. (Aproximadamente la mitad se identifica como católica y el 31% evangélica). Eso es un aumento con respecto al 0,3 por ciento que dijo seguir religiones afrobrasileñas en el censo de Brasil de 2010, los últimos datos oficiales.

Las religiones han dado a muchos brasileños negros una identidad cultural y vínculos con sus antepasados. Pero los seguidores también sufrieron persecución. Los extremistas de la Iglesia evangélica han calificado de malas las religiones, han atacado a sus seguidores y destruido sus lugares de culto.

Sin embargo, cuando el sol se puso en la playa de Copacabana el viernes, grupos de bañistas animaron a los fieles mientras marchaban hacia las olas con ramos de flores blancas, botellas de vino espumoso y sus botes de madera. (Las preocupaciones medioambientales han llevado a los devotos a abandonar los barcos de poliestireno y ya no llevar cosas como frascos de perfume).

Alejandro Pereira Vitoriano, cocinero y adorador de la Umbanda, llevó uno de los barcos más grandes y se zambulló primero en las olas. Al soltar el barco, una ola lo volcó, señal para los seguidores de que Iemenjá había tomado la ofrenda.

“Ella viene a traer todo el mal al fondo del mar sagrado, todo el mal, la enfermedad, la envidia”, dijo en la orilla, jadeando y empapado. «Es un comienzo limpio para el nuevo año».

Cerca, Amanda Santos vació una botella de vino espumoso en las olas y lloró. «Es simplemente gratitud», dijo. “El año pasado estuve aquí y pedí una casa, y este año conseguí mi primera casa”.

Después de unos minutos, las olas se convirtieron en una hilera de flores que fueron arrojadas al mar y luego escupidas. Mientras el cielo se oscurecía y la multitud se aclaraba, Adriana Carvalho, de 53 años, estaba de pie con una paloma blanca en sus manos. Había comprado el pájaro el día anterior para soltarlo como ofrenda. Pidió a Iemanjá paz, salud y caminos libres para su familia.

Soltó la paloma y ésta voló hacia el cielo. Luego volvió a descender rápidamente y aterrizó en la espalda de una mujer inclinada sobre un altar en la arena. La mujer, Sara Henriques, de 19 años, estaba haciendo su primera oferta.

La paloma aterrizó “en un momento en el que pedíamos un buen 2024, con salud, prosperidad y paz”, afirmó. “Así que para mí fue una confirmación de que mi deseo se había cumplido”.