martes, abril 16

El terrorismo en Irán expone una vulnerabilidad que no quiere admitir

Durante años, Irán ha justificado su presencia militar en Irak y Siria, ante su propio pueblo y el mundo, como una estrategia para mantener a raya a los grupos terroristas. Los funcionarios iraníes a menudo se han jactado de que luchar contra los terroristas directamente o a través de milicias en la región significaba que no tenían que luchar contra ellos en casa.

Esa sensación de seguridad quedó destrozada el miércoles, con el ataque terrorista más mortífero desde la fundación de la República Islámica en 1979: dos atentados suicidas con bombas en la ciudad de Kerman que mataron a 88 personas, incluidos 30 niños, e hirieron a más de 200. El Estado Islámico, un enemigo mortal de Irán, se atribuyó la responsabilidad.

Sin embargo, incluso después de la declaración del grupo terrorista, funcionarios iraníes y expertos cercanos al gobierno insistieron –como lo hicieron inmediatamente después del ataque– en que la culpa era de otro enemigo, Israel. La agencia de noticias Tasnim, el brazo mediático de la Guardia Revolucionaria, llegó incluso a afirmar que “Israel ordenó a ISIS que asumiera la responsabilidad del ataque”. Y el presidente Ibrahim Raisi, hablando en una ceremonia en honor a las víctimas en Kerman el viernes, dijo que Irán tomaría represalias y culpó tanto a Israel como a Estados Unidos.

Independientemente de lo que realmente piensen los funcionarios, culpar a Israel y a Estados Unidos es mucho más conveniente, dicen algunos analistas y opositores al gobierno, que admitir que el Estado no puede dejar de proteger a su pueblo del terrorismo. El ataque socava la imagen de Irán como capaz de demostrar su poder en guerras en la región sin sufrir represalias a gran escala en su país.

El Ministerio de Inteligencia dijo el viernes que 12 personas en seis provincias diferentes habían sido arrestadas en relación con el ataque, pero no proporcionó detalles sobre sus identidades o afiliaciones. Uno de los atacantes suicidas era de Tayikistán, pero la identidad del segundo aún no ha sido confirmada. El comunicado decía además que los agentes de seguridad descubrieron el lugar en Kerman donde se alojaban los atacantes y arrestaron a dos de sus cómplices.

El comunicado dijo que la policía descubrió dos chalecos suicidas, dispositivos de control remoto para detonar explosivos, granadas, miles de metralla para usar en chalecos antibombas y cables y dispositivos explosivos que, según las autoridades, sugieren que los atacantes estaban planeando más ataques. ISIS emitió una nueva declaración el viernes amenazando con nuevos ataques, diciendo que la explosión de Kerman marcó “el comienzo de nuestra guerra” con Irán.

No está claro hasta qué punto aceptan los iraníes las acusaciones de responsabilidad israelí. Pero si los líderes iraníes esperaban unir a la opinión pública contra un enemigo común, no parecen haberlo logrado. Muchos iraníes comunes y corrientes, tanto críticos como partidarios de la República Islámica, han expresado su ira contra el gobierno.

Los conservadores leales a la ideología del clero gobernante del país han dicho que la tímida respuesta de Irán a las violaciones de seguridad de Israel ha envalentonado a Irán u otros actores como el Estado Islámico a atacar. A lo largo de los años, Israel ha llevado a cabo numerosos ataques contra las instalaciones militares y nucleares de Irán y ha asesinado a sus científicos nucleares y a otras personas, pero estos ataques han tenido objetivos muy específicos y no las matanzas masivas indiscriminadas que afirma el Estado Islámico.

“La opinión entre los revolucionarios está extremadamente perturbada e insatisfecha. Ahora mismo estamos siendo golpeados Y todavía no hacemos nada”, dijo en una entrevista telefónica Aboozar Nasr, un empresario de 44 años en la ciudad religiosa de Qom. Se definió a sí mismo como un seguidor conservador del gobierno de línea dura.

«Si la política es restrictiva, entonces los funcionarios deberían detener la retórica amenazadora», afirmó. «Se siente vacío y falso».

Irán apoya y ayuda a armar a Hamás, el grupo palestino que encabezó el ataque del 7 de octubre contra Israel, que respondió con una devastadora campaña de bombardeos y una invasión de la Franja de Gaza. También suministra armas a Hezbolá en el Líbano y a los hutíes en Yemen, que han intensificado los ataques contra Israel durante su guerra con Hamás.

Los hutíes también atacaron barcos en el Mar Rojo y bloquearon la entrada de barcos con destino a Israel en la vía fluvial, interrumpiendo el transporte marítimo internacional, mientras que sus representantes iraníes lanzaron ataques casi diarios contra bases estadounidenses en Siria e Irak.

Durante numerosos debates tipo ayuntamiento en plataformas de redes sociales, oradores de diferentes ciudades y diferentes facciones políticas dentro de Irán preguntaron por qué y cómo –dada la ola de tensiones en la región– las fuerzas de seguridad no habían anticipado la amenaza de un ataque y tomaron más precauciones para prevenirlo.

“La República Islámica siempre está mintiendo. Lo único que sabe bien es maltratar a su propio pueblo. No pueden garantizar la seguridad de este país”, dijo Mohsen, un ingeniero de 39 años, en una entrevista telefónica desde Teherán. Pidió que no se utilizara su apellido por temor a represalias.

Los atentados suicidas del miércoles tuvieron como objetivo un monumento al mayor general Qassim Suleimani, en el aniversario de su asesinato en 2020 por un ataque con aviones no tripulados estadounidenses en Irak. El general Suleimani había dirigido el papel crucial desempeñado por Irán y sus aliados en la derrota militar en Siria e Irak del Estado Islámico, un grupo extremista musulmán sunita que considera herejes a la mayoría musulmana chiíta de Irán. Pero Estados Unidos lo ha acusado de orquestar ataques contra el ejército estadounidense en la región y de permitir que Irán ganara dominio en el Irak de posguerra y armara a grupos militantes que luchan contra Israel.

El Estado Islámico también asumió la responsabilidad de un ataque en 2018 contra un desfile militar iraní que mató a 25 personas, y el gobierno ha prometido venganza contra Estados Unidos, las naciones del Golfo Árabe e Israel. ISIS también reivindicó dos ataques separados perpetrados por hombres armados que irrumpieron en un santuario chiíta en Shiraz en 2022 y 2023 que mató a una docena de personas.

Varias mujeres entrevistadas en Teherán dijeron que el ataque terrorista de esta semana había reforzado su sensación de que no estaban completamente seguras en los espacios públicos de Irán. Dijeron que las mujeres que desafían la regla del hijab y no se cubren el cabello ya corren el riesgo de enfrentamientos violentos con agentes de seguridad y multas monetarias.

“Después de los recientes ataques, decidí no ir a lugares concurridos. El miedo a la inseguridad siempre está ahí”, dijo en una entrevista Arezou, una madre ama de casa de Teherán.

Para los dirigentes iraníes, la amenaza de ataques terroristas a gran escala se suma a la creciente lista de desafíos, a nivel nacional e internacional. La economía sigue sumida en el caos debido a las sanciones, la mala gestión y la corrupción de Estados Unidos. Las perspectivas de volver a un acuerdo con Occidente para limitar el programa nuclear de Irán, lo que llevaría a un alivio de las sanciones, parecen débiles.

Ante meses de manifestaciones masivas en 2022 exigiendo el fin del gobierno clerical, el gobierno respondió con violencia brutal, matando a cientos de manifestantes, tal como lo hizo para sofocar las protestas en 2019.

La guerra entre Israel y Hamás plantea nuevos desafíos a los dirigentes iraníes, y las milicias aliadas participan activamente en la lucha. Irán ha evitado una participación directa o consecuencias en su territorio.

Pero en las últimas dos semanas, un alto comandante del Cuerpo de la Guardia Revolucionaria fue asesinado en Siria y el líder político adjunto de Hamás, uno de los vínculos del grupo con Hezbolá e Irán, fue asesinado en Beirut, ambos en ataques ampliamente atribuidos a Israel; y Estados Unidos mató a un alto comandante de un grupo militante iraquí cercano a Irán en un ataque con aviones no tripulados en Bagdad.

«La República Islámica es muy consciente de que estos ataques, en conjunto, podrían ser una trampa para extender la guerra a Irán», dijo Sasan Karimi, un analista político con sede en Teherán. “Todo el mundo está furioso. Quieren reaccionar con moderación y cálculo para evitar un error estratégico que podría poner en peligro su control del poder a nivel nacional y regional».

Justo cuando la retórica de guerra se intensificaba, el líder supremo de Irán, el ayatolá Ali Jamenei, instruyó a los comandantes militares a aplicar la «moderación estratégica» y evitar a toda costa la confrontación militar directa con Estados Unidos, según dos iraníes familiarizados con los debates internos.

Sin embargo, algunos partidarios de la línea dura están pidiendo que Irán haga una fuerte demostración de fuerza.

“La nueva campaña de asesinatos, antes de que llegue a un punto trágico y crucial, debe resultar en un ataque conjunto, de lo contrario nuestras manos permanecerán en el gatillo. Cada día debemos llorar por otros mártires. Esto no es ir a la guerra, esto es disuasión», afirmó Mahdi Mohammadi, asesor del presidente del parlamento iraní y ex comandante de la Guardia Revolucionaria, en una publicación en X.

El jueves, el general Ismail Ghani, sucesor del general Suleimani como jefe de la poderosa Fuerza Quds de la Guardia Revolucionaria, visitó el cementerio de Kerman que fue el escenario del ataque suicida. Vestido de negro en lugar de uniforme militar, se arrodilló ante la tumba del general Suleimani, puso sus manos sobre la lápida y oró.

Una gran multitud a su alrededor coreaba: «Venganza, venganza».

Leily Nikounazar contribuyó al reportaje.