martes, abril 16

Tragedia, resiliencia y un milagro en el jardín botánico quemado de Chile

El viernes por la tarde, varios cientos de personas deambulaban por los idílicos terrenos del Jardín Botánico Nacional de Chile, en su mayoría sin darse cuenta de que, justo más allá de unas colinas y una carretera, un fuego furioso galopaba hacia ellos.

El peligro pronto se hizo evidente. Los guardabosques comenzaron a correr por el parque en motocicletas, gritando a los visitantes que huyeran hacia las salidas. Pero cuando muchos llegaron allí, el fuego ya había llegado.

“Un espeso humo negro se elevó sobre nosotros, así que nos tumbamos en el césped justo dentro de la puerta”, recordó el lunes por la mañana Alejandro Peirano, director del parque. “Uno de mis guardabosques se volvió hacia mí y me dijo: ‘Director, ¿vamos a morir?’”

En otra parte, otros tres guardabosques intentaban rescatar a una colega, Patricia Araya, de 60 años, encargada de un invernadero que vivía en el parque y cuidaba de sus dos nietos y de su madre de 92 años. Llegaron al portón de su cabaña, pero el fuego se acercaba. “Podía sentir el calor quemando mi espalda. Me di cuenta que me caían pedazos de corteza quemada”, dijo el lunes Freddy Sánchez, de 50 años, quien custodiaba la entrada al parque.

«Tuvimos que dar la vuelta», dijo. «Todo lo que tu cuerpo quiere es encontrar una salida al calor».

La multitud apiñada en el césped frente a la casa sobrevivió, una especie de milagro, dado que el 98 por ciento de los casi 1.000 acres del jardín fueron destruidos.

La señora Araya, su madre y sus dos nietos no lo hicieron, lo que los convierte en cuatro de las 122 muertes confirmadas en uno de los incendios más mortíferos de la historia moderna.

Las autoridades con perros detectores de cadáveres continuaron el lunes la búsqueda de cadáveres en los casi 40 kilómetros cuadrados quemados por los rápidos incendios del viernes en la provincia de Valparaíso, una popular zona turística cerca de la costa central de Chile.

También hicieron un balance de la destrucción más amplia, incluidas unas 15.000 viviendas y una de las joyas nacionales de Chile: el Jardín Botánico Nacional de Viña del Mar, fundado hace 107 años.

El jardín botánico, que se extiende por 1,5 millas cuadradas, es uno de los más grandes del mundo y también es un centro de investigación y conservación crucial para la región. Durante décadas, el personal ha construido y estudiado un jardín diverso, con más de 1000 especies de árboles, incluidas algunas de las más raras del mundo.

Debido a la geografía aislada de Chile, ubicado entre los Andes y el Océano Pacífico, el país alberga muchas especies de plantas endémicas, lo que significa que no aparecen en ningún otro lugar en estado silvestre.

El jardín ha contribuido decisivamente a la conservación de esas especies, incluidos muchos cactus raros. También contiene plantas medicinales, plantas exóticas de Europa y Asia, una gran colección de especies de las remotas islas Juan Fernández en el Pacífico y algunos de los últimos árboles de Sophora toromiro conocidos en el mundo, originarios de Rapa Nui, o Isla de Pascua. , pero ahora están extintos en estado salvaje.

“Es una pérdida horrible. Años y años de investigación que mucha gente ha hecho en ese jardín, creando colecciones especiales”, dijo Noelia Álvarez de Román, especialista en América Latina de Botanic Gardens Conservation International, una red global de jardines botánicos.

Peirano dijo que el parque ha sido dañado por incendios en el pasado, incluidos los de 2013 y 2022, con aproximadamente una cuarta parte del terreno quemado. “Estamos acostumbrados. Patrullamos las zonas más sensibles todos los días, limpiamos las zonas y educamos a la gente”, dijo.

«Pero este incendio fue completamente inesperado», añadió. «Nunca hemos visto algo de esta magnitud».

Peirano destacó que las vidas perdidas fueron mucho más devastadoras que los daños físicos. Araya ha trabajado en el parque durante unos 40 años y había planeado celebrar una nueva ceremonia de boda con su pareja de toda la vida esta semana y luego irse de vacaciones juntos, dijo Peirano en una entrevista televisiva.

Ella ya se había tomado un tiempo libre en el trabajo el viernes y sus nietos, de 1 y 9 años, habían venido a quedarse con ella ese día, dijo.

Las autoridades reiteraron el lunes que creen que los incendios fueron provocados intencionalmente.

Rodrigo Mundaca, gobernador de la provincia de Valparaíso, dijo a los periodistas que las autoridades habían establecido que al menos un gran incendio se produjo alrededor de las 14:00 horas del viernes en cuatro lugares diferentes, a pocos metros de distancia.

“¿Me parece que esto podría ser espontáneo, natural? No», dijo, añadiendo que los trabajadores forestales nacionales habían apagado intencionalmente los incendios el día anterior. «Por eso hoy digo que hay una intención clara aquí y esperamos que las autoridades puedan encontrar a los responsables».

Dos personas fueron arrestadas el domingo bajo sospecha de intentar iniciar incendios cerca del jardín botánico, pero fueron liberadas más tarde porque la policía dijo que no tenían pruebas suficientes. Las autoridades dijeron que mantendrán el toque de queda nocturno mientras continúan las investigaciones y la recuperación de los incendios.

Las altas temperaturas y las condiciones secas antes de los incendios crearon condiciones peligrosas en Chile. El fenómeno climático cíclico conocido como El Niño ha contribuido al calor y la sequía en partes de América del Sur, y el cambio climático global también ha elevado en gran medida las temperaturas.

Los fuertes vientos del viernes provocaron que los incendios se propagaran rápidamente, sorprendiendo a las autoridades y dejando a muchas personas atrapadas mientras intentaban escapar de los asentamientos en las laderas. Los bomberos habían extinguido en gran medida el incendio el lunes.

En el jardín botánico, el humo de los bosques de eucaliptos quemados todavía flotaba en el aire, mientras los trabajadores cortaban árboles caídos con motosierras y helicópteros que transportaban enormes cubos de agua sobrevolaban. Peirano estaba claramente entristecido y calificó los jardines carbonizados detrás de él como “un tesoro para los chilenos”, pero también estaba decidido a dejar que el bosque volviera a crecer.

«Las plantas nativas volverán a florecer, pero necesitaremos lluvia y no la tendremos hasta mayo», dijo. Añadió que algunas de las especies exóticas del jardín también sobrevivieron al infierno, al igual que el histórico baniano de 150 años en Lahaina, Hawaii, al que comenzaron a brotar hojas pocas semanas después de que un incendio destruyera gran parte de la ciudad.

Algunas de las plantas supervivientes incluyeron algunos de los casi extintos árboles Sophora toromiro de Rapa Nui, así como los árboles Ginkgo biloba del «Jardín de la Paz» del parque, que se compone de plantas que sobrevivieron a la bomba atómica en Hiroshima, Japón.

«Tuvieron la fuerza para germinar después de Hiroshima», dijo el lunes en una entrevista televisiva. “Ahora tendrán el doble de fuerzas si superan esta etapa, porque el fuego los ha atravesado. Los árboles y lo que representan serán el doble de fuertes”.

Daniele Politi Y Lys Moriconi contribuyó al reportaje.