domingo, junio 16

Venezuela ordena arrestar a altas figuras de la oposición por traición

El fiscal jefe de Venezuela acusó a varias figuras destacadas de la oposición de traición y ordenó su arresto el miércoles, el último golpe a las perspectivas de elecciones creíbles que el gobierno acordó celebrar el próximo año a cambio de la revocación de las paralizantes sanciones económicas de Estados Unidos.

El fiscal general Tarek William Saab dijo que los opositores al gobierno de izquierda aceptaron dinero de ExxonMobil para sabotear el reciente referéndum del presidente Nicolás Maduro sobre la anexión de una vasta región rica en petróleo en Guyana. No fue posible contactar inmediatamente a la compañía petrolera para hacer comentarios.

Saab no dijo qué habían hecho realmente los acusados ​​para obstaculizar el referéndum, pero dijo que serían acusados ​​de traición, conspiración, lavado de dinero y conspiración criminal. Anunció órdenes de arresto para 15 personas, incluidos algunos miembros destacados de la oposición, incluidas personas que viven en el extranjero y dos ciudadanos estadounidenses.

La administración Biden ha estado tratando de convencer a Venezuela de que celebre elecciones suavizando algunas de las dañinas sanciones de Estados Unidos. En octubre, el gobierno llegó a un acuerdo con la oposición sobre los pasos necesarios para la votación, y la semana pasada acordó que los candidatos a quienes se les prohibiera postularse podrían apelar esa sanción ante el tribunal más alto del país.

Pero el gobierno de Maduro también ha socavado repetidamente la capacidad de la oposición para plantear un desafío significativo.

Más de 2,4 millones de venezolanos votaron en octubre en las primarias de la oposición para presidente, que se llevaron a cabo sin el apoyo oficial del gobierno. Desde entonces, el gobierno ha cuestionado la legitimidad de las primarias, ha atacado a sus organizadores y ha prohibido a la ganadora de las primarias, María Corina Machado, postularse durante 15 años, alegando que no había completado su declaración de bienes e ingresos cuando él era legislador. Tres de los acusados ​​por Saab el miércoles son miembros del partido político de Machado que viven en Venezuela.

Desde que Maduro asumió el poder en 2013, tras la muerte de Hugo Chávez, la combinación de creciente opresión, corrupción desenfrenada y sanciones ha hecho la vida mucho más difícil para los venezolanos comunes y corrientes, y millones de personas han abandonado el país. Durante el gobierno de Maduro, los observadores internacionales han calificado de ilegítimas las elecciones del país.

Ante las acusaciones de traición, el presidente Biden debe decidir si continúa apostando a que el alivio de las sanciones convencerá a Maduro de permitir una votación real, dijo Geoff Ramsey, investigador principal de Venezuela en el Atlantic Council.

“Creo que Maduro realmente está obligando a Biden a actuar aquí”, dijo. “Ahora está claro que no puede ganar elecciones libres y justas, por lo que necesita que Washington levante las sanciones para justificar una represión que permita al régimen regresar al status quo”.

Venezuela celebró un referéndum el domingo, con el apoyo de Maduro, sobre la anexión de la región del Esequibo de Guyana. Maduro ha interpretado el tema como una pelea con ExxonMobil, la petrolera estadounidense que tiene un acuerdo con el gobierno de Guyana. Sus críticos argumentan que la votación no fue más que un intento de desviar la atención de sus problemas políticos avivando el fervor nacionalista.

El gobierno informó de un voto favorable de más del 95%. Aunque los analistas políticos, los usuarios de las redes sociales y los periodistas del New York Times informaron de una baja participación electoral, el gobierno dijo que fue una participación masiva, con 10,5 millones de votos emitidos.

«Con las cifras de votos infladas, se han convertido en una broma», dijo Christopher Sabatini, investigador principal para América Latina en Chatham House, un grupo de investigación de asuntos internacionales en Londres. «Realmente parece que las cosas se están desmoronando».

La región de Esequibo, con inmensa riqueza mineral y petrolera pero pocos habitantes, tiene casi el tamaño de Florida y ocupa casi las tres cuartas partes del área administrada total de Guyana. Venezuela y Gran Bretaña lo reclamaron en el siglo XIX, y la disputa ha continuado desde que Guyana se independizó de Gran Bretaña en 1966. El asunto está siendo examinado por la Corte Internacional de Justicia de La Haya.

Al mismo tiempo que Saab daba su conferencia de prensa, Machado, ex legisladora de centroderecha, ofrecía una en la sede de su partido en Caracas, diciendo que el referéndum había dañado la credibilidad de la autoridad electoral.

Cuando la noticia de los cargos y las órdenes de arresto se difundió en las redes sociales y en la sala donde hablaba Machado, su asistente sacó del escenario a su jefe de campaña y le susurró al oído. Posteriormente, otro dirigente del partido subió al escenario para decir que estaban esperando una notificación formal del fiscal general.

Los tres militantes del partido acusados ​​abandonaron el local sin realizar declaraciones. Se trata del coordinador de relaciones internacionales, Pedro Urruchurtu; el coordinador político, Henry Alviarez, y la coordinadora de comunicaciones, Claudia Macero.

Los estadounidenses acusados ​​por Saab son Damián Merlo, consultor que asesoró al autoritario presidente de El Salvador, Nayib Bukele; y Saboya Jandon Wright. Saab no proporcionó ninguna información sobre Wright, excepto que ya estaba encarcelado en Venezuela.